image Siguenos por:

Movilidad en la ciudad

En la actualidad, el 75 por ciento de los 27 millones de viajes diarios que se realizan diariamente entre el DF y el Estado de México se efectúan a través de autobuses, taxis y microbuses, cada persona ocupa entre dos y cinco transportes para llegar a su trabajo.

En la ciudad de México el 80 por ciento de la infraestructura vial es ocupada por los automóviles privados, a pesar de que menos del 20 por ciento de los viajes –persona se realizan en este medio de transporte.

Además, 3.5 millones de vehículos circulan diariamente por una infraestructura que cuenta con poco mas de 10 mil kilómetros de vialidades, no obstante, es evidente que estas vías resultan insuficientes ante los problemas del tránsito vehicular que hoy tenemos que enfrentar los que nos movilizamos por la ciudad.

Para Grupo Mova, en el Distrito Federal se requiere de la modernización y el ordenamiento del transporte público de pasajeros, así como identificar las rutas estratégicas que atiendan un mayor número de usuarios y permitan una integración multimodal a partir de otra visión de ciudad.

Es necesario realizar las negociaciones entre transportistas y autoridades para comprender el nuevo esquema operativo y financiero, transformándose de hombre-camión a empresas del transporte con capacidad para renovar su flota y establecer procesos de servicio eficientes.

Hoy los transportistas ofrecen un servicio deficiente, con organizaciones débiles, un negocio deteriorado, con liderazgo desagregado, una siniestralidad alta, contaminación elevada, inseguridad y dispersión de sus ingresos.

Uno de los pasos necesarios para mejorar el transporte público es el fortalecimiento de los transportistas, superar la visión que prevalece dentro del sector transporte urbano en la actualidad, constituyéndose en empresas y profesionalizando a los conductores.

Cualquier sistema de transporte masivo integrado ya sea tipo Metrobús o Corredor de Transporte, requiere para su sustentabilidad, de certidumbre jurídica y operativa a los transportistas, para que éstos puedan ofrecer un servicio de calidad a los usuarios.

Tan sólo para la ciudad de México, para llevar a cabo un nuevo sistema de transporte, se requieren la inversión por parte de las empresas y del gobierno, con fondos de inversión, la creación de un organismo rector y gestor para agilizar procesos y funciones relacionadas con el transporte.